Reproducción – Tick Twister

Reproducción
La reproducción en las garrapatas está estrechamente asociada a la alimentación, ya que ésta es necesaria para la producción de huevos. La sangre consumida por una garrapata hembra la nutrirá a través de la producción de huevos.

Ciertos patógenos (organismos causantes de enfermedades) de importancia veterinaria y médica pueden transmitirse por vía transoviral (a través del huevo) a las crías de las garrapatas hembras. Dado que muchas especies de garrapatas pueden poner un gran número de huevos, este modo de transmisión puede convertirse en un medio eficiente de multiplicación de los patógenos (virus, bacterias, rickettsias o protozoos).

La mayoría de los apareamientos de ixódidos (garrapatas duras) tienen lugar en el hospedador (la persona o el animal del que se alimenta), y sólo después de la fijación, pero hay excepciones en el género Ixodes, donde en algunas especies el apareamiento puede tener lugar antes de la fijación al hospedador.

Una hembra adulta de ixódido toma una sola comida de sangre para aumentar su peso 100 veces o más. Casi toda la sangre se convierte en huevos para una única y masiva oviposición (puesta de huevos). Una vez apareada, se desprende del huésped para descansar e incubar los huevos en su interior durante dos o más semanas.

En condiciones adversas, la hembra retrasa la puesta de huevos entrando en un estado llamado «diapausa», que consiste en una disminución del nivel de metabolismo y un retraso en el crecimiento, el desarrollo y la reproducción. Una vez que se ha producido la oviposición, la garrapata hembra muere.

El apareamiento de los argásidos (garrapatas blandas) suele producirse fuera del huésped. Las hembras de los argásidos se alimentan para aumentar su peso entre 5 y 12 veces y sólo una parte de la sangre se convierte en una pequeña puesta de varios cientos de huevos. La oviposición suele estar relacionada con la frecuencia de la alimentación, excepto en el caso de ciertos argásidos, que son capaces de ovipositar sin una comida de sangre (lo que se denomina «autogenia»). No se ha informado de la capacidad de una hembra de ixódido de poner huevos sin alimentarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.