Explorando los orígenes de la vida: ¿Qué es el ARN?

Toda la vida moderna en la Tierra utiliza tres tipos diferentes de moléculas biológicas que cumplen funciones críticas en la célula. Las proteínas son el caballo de batalla de la célula y desempeñan diversas funciones catalíticas y estructurales, mientras que los ácidos nucleicos, el ADN y el ARN, transportan la información genética que puede heredarse de una generación a otra.

El ARN, que significa ácido ribonucleico, es una molécula polimérica formada por uno o más nucleótidos. Una hebra de ARN puede considerarse como una cadena con un nucleótido en cada eslabón de la cadena. Cada nucleótido está formado por una base (adenina, citosina, guanina y uracilo, normalmente abreviados como A, C, G y U), un azúcar ribosa y un fosfato.

La estructura de los nucleótidos del ARN es muy similar a la de los nucleótidos del ADN, con la principal diferencia de que la columna vertebral del azúcar ribosa en el ARN tiene un grupo hidroxilo (-OH) que el ADN no tiene. De ahí el nombre del ADN: ADN significa ácido desoxirribonucleico. Otra pequeña diferencia es que el ADN utiliza la base timina (T) en lugar de uracilo (U). A pesar de las grandes similitudes estructurales, el ADN y el ARN desempeñan funciones muy diferentes entre sí en las células modernas.

El ARN desempeña un papel central en el camino que va del ADN a las proteínas, conocido como el «dogma central» de la biología molecular. La información genética de un organismo está codificada como una secuencia lineal de bases en el ADN de la célula. Durante el proceso conocido como transcripción, se crea una copia de ARN de un segmento de ADN, o ARN mensajero (ARNm). Esta cadena de ARN puede ser leída por un ribosoma para formar una proteína. Los ARN también desempeñan un papel importante en la síntesis de proteínas, como se verá en la sección de las ribozimas, así como en la regulación de los genes.

Otra diferencia importante entre el ADN y el ARN es que el ADN suele encontrarse en forma de doble cadena en las células, mientras que el ARN suele encontrarse en forma de cadena simple, como se muestra en la ilustración anterior. La ausencia de una cadena doble permite al ARN plegarse en estructuras tridimensionales complejas. El plegamiento del ARN suele estar mediado por el mismo tipo de interacciones base-base que se encuentran en el ADN, con la diferencia de que los enlaces se forman dentro de una sola hebra en el caso del ARN, en lugar de entre dos hebras, en el caso del ADN.

Siguiente: Explorando el mundo del ARN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.