El Tribunal Supremo se ocupará de la lucha por derechos de autor que mantienen Google y Oracle desde hace casi una década

El Tribunal Supremo de Estados Unidos se ocupará de una larga demanda por derechos de autor entre Oracle y Google, según ha confirmado hoy. Esto permite a Google impugnar una controvertida sentencia que podría asestar un duro golpe al desarrollo de software al establecer que las empresas pueden negar el acceso a elementos básicos del código a través de la ley de derechos de autor. No se ha fijado una fecha para el juicio.

Oracle lleva años afirmando que el sistema operativo Android de Google está construido sobre código robado de la plataforma de software Java. Google argumenta que ha desarrollado con justicia su propia alternativa al código de Java. Los tribunales inferiores se han puesto del lado de Google, pero el Tribunal de Apelaciones del Circuito Federal ha anulado sus decisiones en múltiples ocasiones. Ha llegado a la conclusión de que las empresas pueden proteger los derechos de autor de los paquetes de la interfaz de programación de aplicaciones (API), que son vitales para hacer que diferentes programas de software funcionen juntos, y evitar que otras empresas los usen comercialmente sin una licencia.

El fallo más reciente se produjo en 2018, cuando el tribunal declaró que Google hizo un uso no justo de la API de Java. Google solicitó al Tribunal Supremo en enero de 2019 que revocara «un devastador golpe en la industria del software.» Microsoft, Mozilla y varias otras empresas apoyaron la petición de Google, argumentando que el fallo del Circuito Federal destruiría la capacidad de los desarrolladores para construir libremente nuevos programas que funcionen con las plataformas de software existentes. Los grupos de defensa de Internet Public Knowledge y Electronic Frontier Foundation también salieron en apoyo de Google.

La disputa de Oracle y Google ha durado casi una década. Oracle demandó a Google después de adquirir Sun Microsystems, propietaria de Java, en 2010, alegando que Google había infringido los derechos de autor y las patentes de Java. Google ganó definitivamente la demanda de patentes en 2012, y poco después obtuvo una victoria en materia de derechos de autor. Sin embargo, Oracle apeló esa decisión, lo que dio lugar a años de guerra legal entre las empresas. Google pidió sin éxito al Tribunal Supremo que examinara una sentencia anterior del Circuito Federal en 2014.

El vicepresidente senior de asuntos globales de Google, Kent Walker, elogió la decisión. «Acogemos con satisfacción la decisión del Tribunal Supremo de revisar el caso y esperamos que el Tribunal reafirme la importancia de la interoperabilidad del software en la competitividad estadounidense», dijo Walker en un comunicado a The Verge. «Los desarrolladores deberían poder crear aplicaciones en todas las plataformas y no estar encerrados en el software de una empresa». Nos hemos puesto en contacto con Oracle y estamos a la espera de comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.