Desarrollar un plan de autocuidado

Aspectos del autocuidado

El autocuidado es una cuestión personal. El enfoque de cada uno será diferente. Tiene que ver con lo que haces en el trabajo y fuera de él para cuidar tu bienestar integral y poder cumplir con tus compromisos personales y profesionales (infórmate). A continuación se presentan los diferentes aspectos del autocuidado y ejemplos de estrategias que otras personas han encontrado útiles:

  • Lugar de trabajo o profesional
  • Físico
  • Psicológico
  • Emocional
  • Espiritual
  • Relaciones.

NOTA: Las actividades y sugerencias que se presentan a continuación son sólo una guía y es importante elegir actividades que sean significativas para usted mismo y para sus propias metas.

Después de descubrir los diferentes aspectos del autocuidado, complete la actividad del plan de autocuidado que se presenta a continuación.

Autocuidado laboral o profesional

Se trata de actividades que le ayuden a trabajar consistentemente al nivel profesional que se espera de usted. Por ejemplo:

  • Realizar una supervisión regular o una consulta con un colega más experimentado
  • Crear un grupo de apoyo entre compañeros
  • Ser estricto con los límites entre los clientes/estudiantes y el personal
  • Leer revistas profesionales
  • Asistir a programas de desarrollo profesional.

Autocuidado físico

Actividades que le ayuden a mantenerse en forma y saludable, y con suficiente energía para cumplir con sus compromisos laborales y personales.

  • Desarrollar una rutina de sueño regular.
  • Apuesta por una dieta saludable.
  • Tome descansos para comer.
  • Salir a caminar a la hora del almuerzo.
  • Saca a pasear a tu perro después del trabajo.
  • Utilizar la baja por enfermedad.
  • Haga algo de ejercicio antes/después del trabajo con regularidad.

Autocuidado psicológico

Actividades que le ayuden a sentirse lúcido y capaz de enfrentarse intelectualmente a los retos profesionales que se encuentran en su vida laboral y personal.

  • Lleve un diario de reflexión.
  • Buscar y participar en la supervisión externa o consultar regularmente con un colega más experimentado.
  • Dedicarse a una afición no laboral.
  • Apagar el correo electrónico y el teléfono del trabajo fuera del horario laboral.
  • Dedique tiempo a la relajación.
  • Saque tiempo para relacionarse con amigos y familiares positivos.

Autocuidado emocional

Permitirse experimentar con seguridad toda su gama de emociones.

  • Desarrollar amistades que le apoyen.
  • Escribir tres cosas buenas que haya hecho cada día.
  • Practicar un deporte y tomar un café juntos después del entrenamiento.
  • Ir al cine o hacer algo que os guste.
  • Sigue reuniéndote con tu grupo de padres u otro grupo social.
  • Hable con su amigo sobre cómo está afrontando las exigencias del trabajo y de la vida.

Autocuidado espiritual

Esto implica tener un sentido de la perspectiva más allá del día a día de la vida.

  • Involúcrese en prácticas reflexivas como la meditación.
  • Salir a pasear por el monte.
  • Ir a la iglesia/mezquita/templo.
  • Hacer yoga.
  • Reflexionar con un amigo cercano para apoyarse.

Autocuidado de las relaciones

Se trata de mantener relaciones sanas y de apoyo, y de asegurarse de tener diversidad en sus relaciones para no estar conectado sólo con personas del trabajo.

  • Priorizar las relaciones cercanas en su vida, por ejemplo, con la pareja, la familia y los hijos.
  • Asiste a los eventos especiales de tu familia y amigos.
  • Llegar al trabajo y salir a tiempo todos los días.

Cree su propio plan de autocuidado

Para cada categoría anterior, seleccione al menos una estrategia o actividad que pueda llevar a cabo. Puede que notes que hay áreas que se solapan entre estas categorías. Es importante desarrollar un plan de autocuidado que sea holístico e individual para usted.

  • Descargue la plantilla del plan de autocuidado o cree el suyo propio.
  • Llene su plan de autocuidado con actividades que disfrute y que apoyen su bienestar. Aquí tienes algunas sugerencias.
  • Guárdelo en un lugar donde pueda verlo todos los días. Mantenerlo visible le ayudará a pensar y comprometerse con las estrategias de su plan. También puedes compartirlo con tu supervisor, compañeros amigos y familiares para que te apoyen en tus acciones.
  • Cumpla su plan y practique las actividades con regularidad. Al igual que un atleta no se pone en forma simplemente «pensando» en la aptitud física, como trabajador no puedes esperar rendir eficazmente sin poner en práctica un plan holístico para tu bienestar.
  • Vuelva a evaluar cómo va al cabo de un mes y luego de tres meses. Los planes pueden tardar más de un mes en convertirse en hábitos, así que compruebe y sea realista con su propio plan de autocuidado. Después de un tiempo, vuelva a completar la evaluación de autocuidado para saber cómo va con sus nuevos hábitos.

Una palabra de precaución:

Una vez que haya creado un plan de autocuidado es importante preguntarse, «¿qué podría obstaculizarlo?». ¿Qué puede hacer para eliminar estos obstáculos? Si no puedes eliminarlos, es posible que quieras ajustar tus estrategias. Piensa honestamente si alguna de tus estrategias es negativa y cómo puedes ajustar tu plan para evitar o minimizar su impacto.

Puede ser un reto si tu lugar de trabajo no apoya las actividades de autocuidado, pero aún puedes hacer cosas fuera del trabajo para ayudarte. Es importante que tu plan tenga sentido para ti y que lo pongas en marcha desde ahora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.