Confirmación de un aborto espontáneo

Una ecografía diagnostica la mayoría de los abortos espontáneos. También puede diagnosticar los abortos espontáneos en los que parte del embarazo permanece en el útero.

Puede que no se le remita a una ecografía si:

  • se somete a una prueba de embarazo que da un resultado negativo
  • está en una fase muy temprana del embarazo – es difícil confirmar un aborto espontáneo en las primeras etapas del embarazo

Una ecografía transvaginal

Durante una sospecha de aborto espontáneo, puede hacerse una ecografía transvaginal. Se trata de una ecografía en la que un profesional médico coloca una sonda en tu vagina. Esta exploración proporciona una imagen más clara de su útero.

Este tipo de exploración es segura para usted si está teniendo un aborto espontáneo, incluso si está sangrando. Si no está teniendo un aborto espontáneo, la exploración no dañará a su bebé.

Prueba de sangre

Es posible que tenga que hacerse una prueba de sangre.

A veces pueden pasar varias semanas para ver si se ha producido un aborto espontáneo. Es posible que tenga que hacerse más de una ecografía y más análisis de sangre.

Unidades de evaluación temprana del embarazo (EPAU)

Puede que la vean en la unidad de evaluación temprana del embarazo (EPAU) de su hospital de maternidad o en la unidad de urgencias. La EPAU atiende a las mujeres que tienen problemas en los tres primeros meses de embarazo.

La EPAU suele contar con un obstetra, una matrona y alguien que puede hacer ecografías, además de personal de recepción. Los hospitales intentan mantener el servicio parcialmente separado del resto del hospital, pero generalmente sólo es posible durante un número limitado de horas. Si necesita tener citas de seguimiento, éstas suelen tener lugar en la EPAU del hospital de maternidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.