Cómo cuidar tu voz al cantar y mejorar tu rendimiento

Cantar puede ser una de las aficiones más gratificantes. Se puede entonar una canción prácticamente en cualquier lugar, y puede evocar poderosas emociones. Si tratas bien tus cuerdas vocales, tu voz seguirá mejorando con el tiempo. Sin embargo, el uso excesivo y una técnica inadecuada pueden echar a perder el mismo talento que tanto te costó desarrollar. No sólo su voz se volverá tan áspera que apenas podrá hablar, sino que también tiene el potencial de forzarla hasta el punto de que sea necesaria la cirugía para reparar el daño.

No se deje engañar por el sonido de una hermosa voz para cantar. Es esencial ser consciente de las señales de advertencia que indican si se avecina algún daño. La famosa cantante Adele cantó con toda su alma para deleite del público de todo el mundo, pero la excesiva presión sobre su garganta le provocó una hemorragia vocal que le hizo someterse a una operación de cuerdas vocales. Hay algunas formas sencillas de mejorar tu voz al cantar sin dejar de cuidarla.
No cantes desde la garganta.

La forma más eficaz de evitar ejercer una presión indebida sobre la garganta mientras cantas es aprender a activar el diafragma, que es un músculo situado bajo el pecho que separa el corazón y los pulmones del abdomen. La función principal del diafragma es la respiración, que hace que los pulmones inhalen y exhalen cuando el diafragma se relaja y se contrae. Varias técnicas de respiración pueden ayudarte a centrarte en la localización y el compromiso del diafragma mientras construyes la fuerza de tu voz para cantar. Una forma fácil de medir si está utilizando o no el diafragma es sostener la mano sobre el músculo y sentir si su canto lo hace entrar y salir.

No abuse de su voz.

Aunque puede parecer de sentido común reducir el canto si comienza a sentir molestias, sorprendentemente, muchas personas ignoran los síntomas dolorosos. Escuchar a tu cuerpo no es una ciencia exacta, pero nadie conoce tu cuerpo mejor que tú. Incluso cuando te tomas un descanso, puede ser difícil saber cuándo es seguro volver a cantar. Si notas la fatiga en tu voz, suele ser la primera señal de que es hora de parar y recuperarse. Aunque crea que su voz para cantar está mejorando o sienta que está haciendo un excelente progreso en su entrenamiento, sepa que está bien descansar y continuar donde lo dejó en el día siguiente más o menos.

Mantenga sus cuerdas sanas.

La inflamación de las cuerdas vocales puede ser causada por una infección, reflujo, contaminación o algunas actividades como hablar en exceso, gritar, fumar, carraspear y, por supuesto, cantar. Es esencial beber mucha agua para mantener la garganta hidratada. Los humidificadores también pueden ser de gran ayuda para evitar que las cuerdas vocales se resequen. Evitar la comida picante, el alcohol, la cafeína y el tabaco es importante para los cantantes serios que quieren mantener sus cuerdas vocales en plena forma. No es de extrañar que muchas de estas estrategias estén en consonancia con un estilo de vida saludable.

Cuidar de tu voz como cantante no tiene por qué implicar necesariamente un cambio de hábitos. Sólo tienes que empezar a ser más consciente de tu comportamiento al cantar, mientras incorporas algunas opciones de vida más saludables. Escuchar cómo se fortalece tu voz al cantar y saber que estás haciendo todo lo que está en tu mano para salvaguardar su pureza te ayudará a mantener el rumbo. Cuida tus cuerdas vocales, y ellas podrán cuidar de ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.